viernes, 20 de julio de 2018

O homen da panturrilha grávida

Última evaluación del Curso de Extensión en Lengua Portuguesa (con enfoque en Derechos Humanos) de la Facultad Salesiana Don Bosco en Manaus-AMAZONAS, periodo marzo a mayo 2018: Tema libre en Cultura de Venezuela.
_____________

O homen da panturrilha grávida
MITO YANOMAMI
Por Félix Fernández

Como eu já disse anteriormente, na Venezuela trabalhei como defensor dos dereitos humanos na ORGULLO GUAYANA. Um dos nossos temas educacionais foi a IGUALDADE DE GÊNERO e a DIVERSIDADE SEXUAL. Além disso, hoje, 17 de maio, coincidentemente é comemorado o DIA INTERNACIONAL CONTRA A HOMOFOBIA E A TRANSFOBIA. Por essa razão, quis escolher um mito venezuelano que mostrasse que os preconceitos sexuais surgem por meio de convenções sociais de natureza subjetiva ou pessoal.


No início dos tempos, nas cabeceiras recônditas do Orinoco, habia apenas dois humanos e ambos eram homens.
“Como vamos ter filhos, se somos homens?”, perguntavam os dois jovens, enquanto vagavan sem rumo pelo exuberante paraíso terrestre de Sierra Parima.
Eles tentaram de várias maneiras até que um deles conseguiu fertilizar o outro através da cavidade que se forma ao lado do dedão do pé. Prodigiosamente, ele ficou grávido.
Pouco a pouco, sua panturrilha começou a inchar. Tornou-se enorme e quando parecia que a perna ia estourar, nasceu a primeira menina Yanomami. Uma vez que a menina cresceu e se tornou uma mulher, ela foi casal do homem que deu à luz a ela. Então quem serviu como sua “mãe” mais tarde se tornou seu marido. Assim nasciu logo a segunda mulher no mundo, que anos depois se casou com o autor da primeira fecundacão; isto é, com o seu avô.

Assim os Yanomami proliferaram, de acordo com as histórias transmitidas de uma geração para outra ao longo dos séculos.

Os Yanomami hoje habitam en um extenso território da selva amazônica em ambos os lados da fronteira de Venezuela e o Brasil.

Esta história foi compilada por Jaques Lizot no livro “El hombre de la pantorrilla embarazada”, editado pela fundação La Salle de Ciencias Naturais em 1974.

martes, 12 de diciembre de 2017

Mi sexualidad al descubierto

Hablándome a mí, en realidad te hablo a ti

Por Danny Rousseau:

Hola. Soy Danny... Aunque se supone que sé de que hablar, la verdad no tengo idea de como comenzar, debería ser súper-sencillo porque ya tengo edad suficiente como para hablar libremente de lo que quiera.

La cuestión es que soy homosexual, aunque no estoy usando este medio para salir de ningún clóset, porque creo que todo el mundo lo supo antes que yo; razones por las que hoy soy defensor de los derechos sexuales y reproductivos, un tema para algunos fascinante y para otros un tanto más incómodo. Quisiera darte de ser posible algunas herramientas que te ayudarán  a entender el proceso del descubrir tu sexualidad. El tema del acoso es una y... que he aprendido a manejarlo desde mi infancia y es que cuando descubres que es verdad o, mejor dicho, que parece verdad todo aquello que te gritan en la calle o susurran cuando pasas, terminan plagándote de ideas tales como:

1. Eres la única persona así (eso te hace mínimo un extraterrestre, algo como para estudios).

2. Sentir lo que sientes es malo (por allí se cuelan uno que otro tema religioso y todas las demás frustraciones familiares que pareciera que recayeran sobre ti).

3. Deberías sentir vergüenza (entonces es cuando sientes que lo mejor para todos si no logras ser "normal" pues, que no existas...).

Y es que si no aprendes a lidiar con eso, te persigue de por vida, terminas como otros buscando comodidad en un clóset, escondido, tanto que te acostumbras y luego terminas escogiendo el tamaño que tendrá. Si, en serio, es que el clóset puede ser del tamaño de tu casa, de tu lugar de trabajo o estudio, del tamaño de la urbanización donde vives, de la ciudad, del estado y hasta del mismísimo país porque te tienes que mudar para poder respirar y decir por fin aquí me siento yo mismo...

Tengo que decir que mi posición respecto al clóset es algo muy personal porque también entiendo que no es nada fácil lo que la mente te dice que pasará una vez que te asumas a ti mismo y te digas: Me vale un comino lo que digan, sientan, o piensen acerca de mi sexualidad, porque resulta que yo, ya me acepté, me encanta como soy. Seguramente cambiaría algunas cosas o aspectos de mí pero solo para seguir sintiéndome bien conmigo mismo. Las opiniones y sentimientos adversos hacia mí, esa forma despectiva de verme, perdió total sentido porque no tienen poder o influencia alguna sobre mí vida porque soy el protagonista de mi historia.

Entonces... ¿En realidad crees que a tu vecino, prima, hermano, jefe o profesora le interesa tanto el desarrollo de tu sexualidad? ¿Alguna vez esas personas que mencioné te pidieron tu opinión sobre como viven sus vidas???  

¡Ojo! No es que no seas importante. ¡¡¡Lo eres!!!! Eres la persona más importante del mundo, díselo a tu espejo hasta que sientas la confianza de que tu andar lo exprese por ti.

Páginas de Interés